Sí, en la capital aún se ven maravillas como ésta...