MI NUEVO HUERTO URBANO


Bueno, pues me acabo de cambiar de casa y estoy tan emocionada que no puedo por menos que enseñaros mi nuevo huerto.
Ya... ya se que este es un blog de viajes pero como es mío... escribo lo que quiero. Hala!
Ahora en serio, la casita no es muy grande pero tiene una terraza espectacular en la que he decidido crear mi propio huerto urbano.
Al prinicipio estuve mirando mesas de cultivo para comprar un par de ellas pero el precio me echaba para atrás (aunque durante estos últimos días de abril he visto un montón de ofertas...). Pero en fin, el caso es que decidí construirlas yo misma.
El bricolaje no se me da especialmente bien pero me gusta y me relaja así es que me puse manos a la obra. Compré una estantería de esas para trasteros mirando que fuera capaz de soportar mucha carga ya que una vez llena de tierra la mesa pesaría bastante.
Después compré unos tableros de madera de pino para hacer el cajón donde cultivar las plantitas. Las medidas que elegí fueron 120 de largo por 50 de ancho y con una profundidad de 40 cm.
Aunque pedí que en la tienda de bricolaje me cortaran las maderas me tocó hacer algún que otro corte más ya que no calculé muy bien...



Después di a la madera tres manos de barniz para exterior. No es un producto barato pero hay que proteger la madera para que no se pudra con la humedad.

Barniz para exteriores
Los tableros con la primera mano de barniz, secándose


Una vez preparada la madera tocaba montar la estantería y empezar a colocar los tableros, cada uno en su lugar.
Para hacer la construcción más estable y consistente puse unas escuadras por dentro.
En realidad es una sola estantería, que en lugar de montarla a lo alto, la he dejado en dos partes.

Montando las estanterías
Cajón ya montado en la estantería con las escuadras colocadas


Aunque la madera está tratada creí que sería buena idea colocar un plástico en el interior, donde irá la tierra. Ah! se me olvidaba! Antes de esto hice un agujero en la base de cada cajón para que sirviera de desagüe, ya que si se acumula el agua las raíces pueden pudrirse.


Plástico para proteger la mesa de cultivo

El plástico lo amarré con grapas (con una grapadora eléctrica que compré en el Lidl a la que estoy dando mucho uso... jejeje). Después monté el desagüe. Este es uno de lavabo normal y corriente.
Para ayudar al drenaje eché una capa de grava que compré en saquitos en un almacén de construcción.

Desagüe y grava... correcto!

Y finalmente coloqué una tela utilizada en jardinería que deja pasar el agua pero que evitará que se junte la tierra con la grava y que el sustrato se vaya perdiendo por el desagüe. También usé la grapadora eléctrica.

Mesa de cultivo terminada


Para terminar mi súper mesa de cultivo casera puse un tubo flexible de PVC en el desagüe, lo que me permitirá poner el cubo "recoge-aguas" en el lugar que más me interese.

Desagüe


Al final baratas, lo que se dice baratas, no me han salido.... para qué nos vamos a engañar. Bueno en realidad lo que es el cajón sí que salió barato (calculo que unos 50 euros cada uno) pero con el sustrato y otros inventos que os enseñaré próximamente al final he gastado unos 100 euros en cada cajón.
Me van a salir las lechugas por un ojo de la cara! jajajaja.

CONVERSATION

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Quieres escribir un comentario? GRACIAS!!

TE INFORMAMOS POR EMAIL

ARRIBA